Ir al contenido principal

La Marca Personal

 

  La Marca Personal amigas, eso que ahora venden como algo nuevo, pero que nos hemos pasado toda una vida desarrollándola. Un concepto de desarrollo personal que se ha puesto de moda, pero que no es nada nuevo. Todas quisimos dejar huella alguna vez entre nuestros iguales, quisimos ser el alma de la fiesta, ¿y qué era eso sino desarrollar nuestra marca personal? Como se nos veía, como se nos entendía, como vivíamos la vida, en definitiva como nos relacionábamos con nuestro entorno. Y ahora se nos vende que somos una marca, un producto, que debemos mostrarnos profesionales y así alcanzar las mayores cuotas de éxito en nuestro ámbito laboral.

  Y caemos en las garras del mercado, deseamos crear un producto atractivo, brillante, deslumbrante, ser influyentes, marcar el paso, quedar por encima del resto y lo único que hacemos es seguir revistiéndonos de capas y disfraces que ocultan la verdad, postureo puro y duro. Porque cuando pasa ese momento, el mercado nos escupe y desprecia como un hueso de pollo relamido. Hemos servido para sus intereses, no para los nuestros y somos desahuciadas como un juguete roto, pasando a engrosar las filas de personas que se conforman con las migajas que deja a su paso esta sociedad consumista y narcisista.

  Pues bien, ahora más que nunca debemos redescubrir el concepto de Marca Personal, el concepto sano de su significado siendo nosotras mismas, sirviendo a nuestros intereses y marcando nuestros propios pasos, sin hacerle el culo gordo a nadie. Debemos descubrir nuestra auténtica naturaleza, debemos vender nuestra realidad, con nuestras miserias y nuestras capacidades que aportan valor al sistema.

  ¿Por qué una madre deja de ser buena directiva? si en su casa hace un trabajo de gestión emocional que ya quisieran muchos equipos de trabajo. ¿Por qué el trabajo se ha convertido en un campo de batalla de “machos” egocéntricos que solo quieren cobrarse la próxima presa y alardear de ello? Afortunadamente esto está cambiando y las nuevas marcas, empresas y corporaciones han empezado a entender que el éxito también radica en la debilidad de sus miembros y en como entre todos son capaces de superarlas. Un equipo de personas que no deja a ninguno de sus miembros atrás, que es capaz de poner en valor todas las capacidades del conjunto, que permite a sus miembros tener debilidades, en poder superar los malos momento personales y profesionales, es una máquina perfecta que se retroalimenta, siempre tiene a algún miembro del equipo a pleno rendimiento que facilita la vida y el trabajo al resto. Esta circunstancia genera una colaboración y una dedicación al proyecto del grupo que no se puede pagar con dinero, no existe nada material que genere la sensación de pertenencia al grupo y propicie la autorrealización, saber que eres importante y que le importas al grupo permite dar lo mejor de ti mismo en todo momento, incluso en los malos, porque sabes que alguien está ahí para ti y tu podrás estar cuando el otro lo necesite.

  La deshumanización que se ha generado en el ámbito laboral es pan para hoy y hambre para mañana. La automatización de procesos relega a los empleados, todavía educados por un sistema que solo busca mano de obra obediente, al ostracismo laboral, a su desaparición, a quedar como mano de obra obsoleta de la que se deberán hacer cargo los estados.

  Nos encaminamos a un futuro donde las máquinas cada vez hacen más cosas, y donde las personas deben ser educadas para aportar valor, para hacer lo que no hace una máquina, para ser empáticas con nuestros iguales. Crear servicios de personas, para personas, lo que pueda hacer una máquina, lo hará una máquina. Podemos usarlas para cuidarnos, amarnos y crear cosas nuevas, pero las máquinas no nos pueden cuidar, no nos pueden amar y todavía no pueden crear cosas que no existen.

  Por lo tanto os pediría encarecidamente que todas comenzarais a desarrollar vuestra propia Marca Personal, esa marca que os diferencia como personas, como madres, como amantes, como usuarias de servicios. Una marca real, que muestra como erais, como sois y como queréis ser. Una marca que muestra personas reales, que flaquean y necesitan a otras personas para seguir sus vidas y que hacen saber a las demás que estarán ahí también cuando los necesiten. Porque yo estoy aquí si alguien me necesita y necesito que estéis ahí porque seguro que os voy a necesitar.

Kristal Calvo - Activista Trans y Divulgadora

Instagram        YouTube       Facebook       Twitter       LinkedIn


Comentarios

Entradas populares de este blog

Automaltrato, asesino invisible

  M i experiencia con el automaltrato es amplia y dilatada en el tiempo, lo llamo el asesino invisible, pero realmente lo podemos observar todos los días frente al espejo, fijaros bien en el porque es el rostro de quien más fácilmente puede poneros en peligro y acabar con vuestra vida.   H ablo del automaltrato psicológico que nos infligimos después de haber pasado por el maltrato psicológico del exterior, el maltrato psicológico social que todas las personas debemos soportar en nuestro día a día. Nadie se libra de ello y por consiguiente ya podéis imaginar como en el colectivo Trans actúa ese asesino invisible después de pasar por el escarnio diario al que se nos somete.   Pero no se trata de quien sufre más o menos, se trata de que todas sufrimos, no se trata de victimizarse, sino de ser conscientes de lo que hacemos y poder revertir los resultados. Debemos en primer lugar ser conscientes de lo que es el maltrato psicológico, esa forma de agresión donde alguien ejerce su poder sobre

Mitos Ejercicio Físico: Solo para fines estéticos

 Aunque la gente utilice el ejercicio solo con fines estéticos, no es consciente del beneficio que produce interiormente a su organismo. El problema suele venir cuando realmente no se es consciente del beneficio interno y se infrautiliza el ejercicio, realizando solo actividades específicas para obtener una visión del cuerpo idílica o impuesta por las modas. En definitiva, se secuestra el ejercicio para someterlo a los cánones de belleza del momento.  Evidentemente los cambios físicos son más evidentes, pero los cambios internos, que no podemos identificar, superan con creces a los físicos, que además, en muchas ocasiones por la morfología del cuerpo no podemos adaptarlo a un canon de belleza determinado.  Internamente conseguimos un sistema cardiovascular más eficiente, un sistema respiratorio que aumenta su capacidad, un sistema circulatorio que reparte mejor los nutrientes y un sistema inmunológico más activo y menos propenso a caer en la enfermedad.  Se piensa muchas veces que cual