Ir al contenido principal

Activismo Trans

  Después de la presentación, y un artículo de como podemos iniciar nuestro camino, buscando nuevas metas, voy a posicionarme para que sepáis porque me defino como Activista Trans.

  Para ello voy a utilizar la pregunta que me formulo una compañera feminista con todo el barullo este de la nueva ley estatal Trans y el odio hacia el colectivo, que denominamos Transfobia.

  La pregunta era la siguiente: ¿Porque transiciona una persona que no tiene disforia? En esta pregunta se condensa el problema del discurso transfóbico, porque todavía no han entendido que es la transición y que es la disforia, y no, mi amiga no es transfoba, en absoluto, pero la pregunta esta en el aire y hay que saber abordarla.

  Ésta pregunta es necesaria, sí, lo que pasa es que lleva trampa. Es una pregunta adecuada para desmontar la pregunta en si, porque yo no acepto la “disforia de género” como termino médico y deberíamos conocer en toda su amplitud el termino Transición.

  Por lo tanto, primero: ¿Qué es la disforia de género?, Etimologicamente la disforia es lo opuesto a la euforia, lo que vendría a decir que se muestra rechazo, disgusto o malestar por alguna cosa, en contraposición a la euforia. Por lo tanto la disforia de género seria ese rechazo, disgusto o malestar con el sexo biológico que nos correspondió al nacer. Entonces cuando se diagnostica esta disforia la medicina apunta al problema dentro del individuo, que su cabeza a creado ese malestar, apareciendo la irritabilidad, la depresión, la ansiedad, etc. Ya somos oficialmente personas enfermas.

  En segundo lugar: ¿Qué es la Transición? Aquí viene el segundo problema, que se identifica la transición simplemente con el hecho de seguir un tratamiento hormonal y que conduce irremediablemente a la reasignación del sexo. Pues esto hay que decir que no es así, la realidad es que el problema con los genitales no es tan grande, ni tan generalizado, y voy a dejarlo ahí, esto es tema para otro debate, pero debemos quedarnos con que el término Transición engloba todo el proceso que se inicia el día en que una persona Trans sale del armario (aunque solo sea con una persona, pero con alguien hay que descubrirse para comenzar todo esto) ese paso da lugar a toda la recomposición social, reajuste, llamadlo como queráis, pero su entorno frena en seco y debe replantear una situación que a día de hoy es complicada de afrontar por el rechazo social a lo “diferente”.

  A partir de aquí ya tenemos el cóctel perfecto, la medicina le echa la culpa a nuestros cerebros y a nuestros cuerpos, y la sociedad entonces nos ve como enfermas que tenemos un problema que solucionar, y que la única que tiene la culpa de lo que le pasa es una misma. Es ahí donde realmente empieza nuestro sufrimiento y nuestra enfermedad, la enfermedad de una sociedad que no se da cuenta de lo podrida que está, de que su rechazo social es la raíz de nuestro sufrimiento y nuestra verdadera enfermedad, una enfermedad impuesta por la sociedad llamada Transfobia.

  Entonces volvemos a la pregunta ¿Porque transiciona una persona que no tiene disforia? Y la respuesta es, por que puede y por que quiere, por que una persona Trans transiciona desde que da el primer paso frente a la sociedad y ella no es una enferma mental. Yo no tengo disforia de género, pero la tengo diagnosticada, por qué los médicos necesitan darle un nombre a lo que no entienden y la leyes lo imponen. La gente realmente transiciona por la necesidad de buscarse a sí misma, que es una de las cosas que yo he hecho, cambiar mentalmente durante los últimos tres años y medio, buscarme y quererme a mi misma para vencer la enfermedad de la Transfobia.

  Mi cuerpo es una cosa y mi ser, mi mente, es otra. Yo a mi cuerpo le puedo dar hormonas, lo puedo operar, lo puedo cortar, pegar, hacerle las mil perrerías, pero si yo no me descubro a mí misma, no sé quién soy, no voy a dejar sufrir. Voy a ser una más, que se va a quedar ahí, se va a meter en el río, voy a querer tener un pase, voy a desear el “cispassing”, no voy a querer saber nada de nadie, nada más que me vean como la sociedad quiere verme, y ese es el gran problema.

  Si la sociedad no cambia el punto de vista de que es ser una persona Trans, no vamos a ningún sitio, si quieren blancos o negros, si quieren hombres o mujeres, volvemos a lo mismo. Ya esta bien de vivir de las creencias erróneas que se han creado en el pasado. Abramos la mente y dejemos a la gente ser libre para hacer lo que quiera con su cuerpo, solo pedimos respeto y que se entienda que todo no es Rosa o Azul, estamos en una sociedad diversa y ya es hora que las personas Trans expliquemos quienes somos y como nos sentimos, que nadie hable por nosotras sin saber que se siente, no soy una rata de laboratorio, ni una teoría, soy una persona librepensadora.


Foto de cabecera: Steve Johnson

Kristal Calvo - Activista Trans y Divulgadora

Instagram        YouTube       Facebook       Twitter       LinkedIn


Comentarios

  1. Kristal sabe de lo.que habla, su proceso personal de coherencia con su ser es lo que esta mostrando, tiene un trabajo interno brutal y puede asesorar a muchas porq conoce nadie como ella puede explicar lo que ha vivido para ser quien es. Si alguien necesita asesoramiento la recomiendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu sabiduría Kristal, esto puede ayudar a muchísimas personas que estén en este mismo camino, con el Amor que somos conseguiremos un mundo libre y consciente, donde todos podamos amarnos desde la libertad, sin juicios ni límites. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

20N día de la Memoria Trans #TDOR2020

  El 20 de noviembre las personas Trans no celebramos nada, es nuestro día para el recuerdo y la memoria de las personas Trans que murieron siendo ellas mismas.   Lo que recordamos en un día como este son cosas como que se nos considerara enfermas mentales hasta junio de 2018, en un registro de enfermedades como la CIE-11, y que todavía no sepamos el tiempo que nos costará que la sociedad olvide lo que la medicina decía de nosotras.   Esa condición impuesta de enfermas mentales es, para muchos de los asesinos, la carta que los valida frente a su sociedad, frente a sus sistemas, porque este es un problema global y que sucede en todo el mundo. Entre octubre de 2019 y septiembre de 2020, existen 350 registros de personas Trans asesinadas por su condición de género en todo el mundo. Y yo me pregunto ¿cuantas realmente habrán muerto sin que lleguemos nunca a saberlo? ¿cuantas quedan fuera del recuento por miedo, oscurantismo y vergüenza en sus familias, comunidades o ciudades?   Además, que

Automaltrato, asesino invisible

  M i experiencia con el automaltrato es amplia y dilatada en el tiempo, lo llamo el asesino invisible, pero realmente lo podemos observar todos los días frente al espejo, fijaros bien en el porque es el rostro de quien más fácilmente puede poneros en peligro y acabar con vuestra vida.   H ablo del automaltrato psicológico que nos infligimos después de haber pasado por el maltrato psicológico del exterior, el maltrato psicológico social que todas las personas debemos soportar en nuestro día a día. Nadie se libra de ello y por consiguiente ya podéis imaginar como en el colectivo Trans actúa ese asesino invisible después de pasar por el escarnio diario al que se nos somete.   Pero no se trata de quien sufre más o menos, se trata de que todas sufrimos, no se trata de victimizarse, sino de ser conscientes de lo que hacemos y poder revertir los resultados. Debemos en primer lugar ser conscientes de lo que es el maltrato psicológico, esa forma de agresión donde alguien ejerce su poder sobre

Mitos Ejercicio Físico: Solo para fines estéticos

 Aunque la gente utilice el ejercicio solo con fines estéticos, no es consciente del beneficio que produce interiormente a su organismo. El problema suele venir cuando realmente no se es consciente del beneficio interno y se infrautiliza el ejercicio, realizando solo actividades específicas para obtener una visión del cuerpo idílica o impuesta por las modas. En definitiva, se secuestra el ejercicio para someterlo a los cánones de belleza del momento.  Evidentemente los cambios físicos son más evidentes, pero los cambios internos, que no podemos identificar, superan con creces a los físicos, que además, en muchas ocasiones por la morfología del cuerpo no podemos adaptarlo a un canon de belleza determinado.  Internamente conseguimos un sistema cardiovascular más eficiente, un sistema respiratorio que aumenta su capacidad, un sistema circulatorio que reparte mejor los nutrientes y un sistema inmunológico más activo y menos propenso a caer en la enfermedad.  Se piensa muchas veces que cual